Virus Corona Causa Crisis Mundial de Salud

El virus mortal Corona ha provocado una crisis de salud mundial. He aquí lo que todos los Cristianos Adventistas necesitan saber.

Corona: Un Virus Mortal

Una epidemia se desató en la ciudad de Wuhan, China. Hasta este momento, 213 personas han perecido en China y 9800 casos de infección han sido confirmados, de acuerdo al New York Times. La Organización Mundial de la Salud acaba de declarar una crisis mundial de salud.

Los residents de Wuhan, y de 11 otras mega-ciudades chinas, están en cuarentena. Más de 50 millones de personas están bloqueadas dentro de esas ciudades. Ya comienzan a sentirse la escasez de agua, comida, provisiones médicas y otras necesidades básicas.

Los gobiernos extranjeros están tratando de repatriar a sus ciudadanos, pero con el acceso bloqueado no es tarea fácil. Muchos países han suspendido todos sus vuelos comerciales hacia China.

Modo de Transmisión del Virus

De acuerdo a los informes más serios y fiables, lo más probable es que los murciélagos y posiblemente serpientes sean los portadores del virus 2019-nCoV.

Los murciélagos son los principales portadores pero las serpientes y otros animals salvajes han podido ser infectados. En el mercado de pescados y mariscos de Wuhan se vendían serpientes y otros animals salvajes (el mercado ha sido cerrado a causa de la epidemia). Los primeros seres humanos infectados fueron contaminados al estar en contacto con estos animals o al comerlos. Desde entonces el principal método de transmisión es de persona a persona. (Fuente: health.com).

Los siguientes países han registrado casos de infección con el virus Corona:

  • Estados Unidos
  • Francia
  • Australia
  • Finlandia
  • Emirados Unidos Arabes
  • Tailandia
  • Tibet

Lo Que Todo Adventista Debe Saber Sobre Esta Crisis

  1. Las plagas y pestilencias son un signo del tiempo del fin. Jesús dijo: “Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.” (Mateo 24:7-8)
  2. Las plagas y pestilencias son los juicios de Dios sobre la tierra por razón de desobediencia, rebelión abierta y abominaciones. Para citar un solo versículo: “Traeré sobre vosotros espada vengadora, en vindicación del pacto; y si buscareis refugio en vuestras ciudades, yo enviaré pestilencia entre vosotros, y seréis entregados en mano del enemigo. (Levítico 26:25)
  3. El Señor considera el comer carnes inmundas como una abominación porque va contra Su orden establecido. “Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de cerdo y abominación y ratón, juntamente serán talados, dice Jehová.” (Isaías 66:17)
  4. Hemos sido advertidos de no comer carnes impuras ni carne con la sangre. Dios prescribió una dieta vegana para Adán y Eva en el Jardín del Edén, la cual era para toda la humanidad. Nos ha prohibido no comer carnes inmundas ni carne con la sangre. Esta dieta no era solamente para los Judíos, sino para toda la humanidad. Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.” (Génesis 1:29). En Génesis 7, la Biblia ya habla de las carnes inmundas, mucho antes de que existiera un pueblo judío. Y en Levítico 11, el Señor da la lista y las características de los animals limpios e inmundos.
  5. Los animals transmiten enfermedades a través de su sangre. En Hechos 15, el Señor confirma a través del Concilio de Jerusalén, que los Cristianos Gentiles (es decir, los Cristianos no-judíos) no debían comer nada estrangulado, ni sangre. Por qué? Porque la vida está en la sangre, y también la enfermedad. Los que desobedecen las leyes de salud lo hacen a su propio riesgo y peligro. Para aquellos que le obedecen, el Señor declara: “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti.” (Exodo 15:26)
  6. Estamos en el tiempo del fin. Incluso los animales limpios son ahora poco saludables. A cause de la codicia, los hombres tratan a los animales con gran crueldad. Los elevan y luego los asesinan en gran número, en condiciones inhumanas e abominables. En nuestra generación ya no es seguro comer carne animal, que sea pura o no, que sea mamífero o pez.
  7. El pueblo de Dios ha recibido amonestaciones repetidas de la parte de la hermana White que no debemos vivir en las grandes ciudades. La crisis de salud actual nos demuestra por qué es urgente salir de la ciudad. No solamente hay más alto riesgo de contagio, sino que cuando las ciudades infectadas son puestas en cuarentena es prácticamente imposible salir de allí.
  8. Una vez más, ésta es otra crisis provocada. De igual manera que la crisis climática es deliberada, esta crisis también es deliberada. Se llama una Guerra Biológica. Sus objetivos:
    1. Crear terror y pánico en las poblaciones.
    2. Reducir el número de seres humanos vivos en el planeta para así reducir nuestro consumo de recurses naturales, sea porque atrapamos el virus naturalmente, sea porque ellos impondrán un programa de vacunas obligatorias.
    3. Permitirle a las organizaciones globales de tomar el control de los gobiernos nacionales.
    4. Cerrar las ciudades e imponer cuarentena así como otras medidas drásticas semejantes a la ley marcial.
    5. Imponer un Nuevo Orden Mundial.
  9. Satanás está detrás de este ataque contra la humanidad. Usa agentes humanos como instrumentos que apoyan su agenda malvada. Satanás ha acelerado e intensificado sus esfuerzos para establecer un Nuevo Orden Mundial. Le dará al anti-cristo su poder, su trono, y gran autoridad. (Apocalipsis 13:2).
  10. Dios le permite a Satanás afligir a los hombres para establecer tres propósitos divinos:​​​​​​​
    1. Traer juicio sobre aquellos que pisotean Su santa ley
    2. Despertar al mundo y la Iglesia sobre la inminencia de la Segunda Venida de Jesús.
    3. Usar el sufrimiento humano para abrir los corazones sellados a su necesidad de un Salvador.

Qué Debemos Hacer?

  1. Orar por la protección del Señor sobre Su pueblo
  2. Interceder y clamar por misericordia sobre aquellos que no le conocen y que son ignorantes de las leyes de salud
  3. Elevar nuestras voces al trono de Dios, pidiendo que esta nueva plaga sea un despertar para Su iglesia y para el mundo.
  4. Escrupulosamente seguir la dieta de Génesis 1:29 y todos los consejos de salud del Espíritu de Profecía.
  5. Seriamente orar al Señor y planificar una salida de las grandes ciudades lo antes possible. Es probable que sean declaradas otras cuarentenas en otras ciudades fuera de China.
  6. Evitar de visitar las grandes ciudades en este momento.
  7. Evitar congregarse en los eventos y actividades del mundo: cruceros, estadios de deporte, conciertos y teatros de cine, centros comerciales y restaurantes muy frecuentados. Todas éstas son cosas que el pueblo de Dios no debería estar haciendo de todos modos! Somos llamados a ser diferentes, apartados para santidad y los propósitos de Dios.
Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.